Coordinadora de Entidades Argentinas del Estado Español

Caracter
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Error
  • Error cargando datos de una subscripción
Home Opinión Articulos ARACA LA CANA…..

ARACA LA CANA…..

Correo electrónico Imprimir PDF

(¡Cuidado….la policía!)

 

Los sindicatos policiales

Los sindicatos de la Policía Nacional han criticado públicamente a la cadena de mandos que concluye en el Sr. Rubalcaba, y aun más arriba, en el propio presidente y su partido, el PSOE. Consideran la ilegalidad de ciertas instrucciones que precisan cómo se debe actuar ante ciudadanos no españoles fuera del marco de la ley y no tienen el menor interés en quedar expuestos a pagar el pato por actuar ilegalmente.

Creemos que se debe elogiar la sensibilidad de un cuerpo en el que tenemos depositada nuestra seguridad, pero tampoco debemos ir más allá. Todos estos cuerpos tienen un alto nivel de control judicial. Sin embargo nunca debemos quedarnos tranquilos porque es muy fácil pasarse de la raya. En todo caso, como dice el refrán que entendemos todos, especialmente los del Cono Sur, la culpa no es del chancho si no del que le da de comer.

 

La Ley de Extranjería (PP y PSOE, un solo corazón)

El origen de la historia es reciente y hay que buscarlo no en la constelación de la Osa Mayor si no en la Ley de Extranjería de los gobiernos del PP y PSOE, partidos que en este caso podría decirse que son hijos de una misma madre. Y no es que el PP se haya desplazado hacia la izquierda. Es que el PSOE, más papista que el propio Papa, se ha sumergido en las calientes aguas de la derecha votando la Directiva de la Vergüenza en Europa y volviendo a consensuar con el PP la ley de Extranjería.

Por lo tanto, no debemos dejarnos distraer por la nimiedad de los conflictos de la policía con el gobierno: forman parte de la misma empresa que expulsa en las fronteras a ciudadanos argentinos y latinoamericanos, encarcelándolos sin haber cometido delito alguno.

 

El visado no permitido por Schengen

Ningún país europeo, en la aplicación del acuerdo de Schengen, ha llegado a los extremos de España. La sencilla invitación de un familiar o un amigo o una empresa, se ha convertido en el Visado Policial del Sr. Moratinos, que con ese nombre hemos denunciado en estas páginas hace ya muchos meses y que recomendamos releer.

Por otra parte, aunque nuestros conocimientos en cuanto a legislación de la Unión Europea son sólo los de ciudadanos de a pie, no conseguimos explicamos el porqué Reino Unido e Irlanda no han firmado Schengen o Dinamarca ha establecido determinadas salvaguardias en su aplicación. ¿Acaso se ha desplomado Europa ? Ni tampoco ha ocurrido nada porque algunos países europeos decidieran no compartir con nosotros el euro.

España en cambio no sólo no ha dicho ni pío, pensando en su peculiar, histórica y cacareada relación con Latinoamérica, si no que ha convertido de facto a la famosa invitación, en un visado encubierto, vergonzante, que aplica arbitraria e inhumanamente. El seguidismo extremo de la derecha española unificada (en este caso el PP y PSOE) ha demostrado que la necedad no tiene fronteras ideológicas y que no cuesta nada ensañarse con los más débiles de la sociedad. Lo sucedido en Vic y en otros ayuntamientos sólo sigue la estela del populacho xenófobo y de la Ley de Extranjería….

 

Los argentinos también en la mira

En cuanto a los argentinos, se ratifica en cada caso y otras cuestiones, que el gobierno argentino ha abandonado a su suerte al millón 300.000 ciudadanos que viven en el exterior. Por eso, somos de hecho la materia prima la Provincia 25 Exterior, que aún no tiene instituciones democráticas de autogobierno.

Como somos habituales concurrentes a los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) para auxiliar a los compatriotas encarcelados porque sí, no necesitamos que nos expliquen nada.

 

Pastando en el verde prado del PSOE (y del PSC)

Estas historias han puesto en serio conflicto a los 4 argentinos que pastan en los verdes prados y duermen en los tibios establos de la calle Ferraz de Madrid y calle Nicaragua de Barcelona. Están bien nutridos y no han tenido inconveniente alguno en defender la Ley de Extranjería y la Directiva europea de la Vergüenza y quedarse en un cómplice silencio o hacer fuegos de artificio frente al circunstancial conflicto de los sindicatos policiales tratando de disimular su interesado e indisimulable compromiso con el partido que les da de mamar y los tiene para hacer trabajitos de esta índole.

 

JPJG

De la redacción de www.ceaee y www.centroargentino.es