Coordinadora de Entidades Argentinas del Estado Español

Caracter
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Error
  • Error cargando datos de una subscripción
Home Opinión Articulos BERLUSCONI NO ESTÁ SOLO

BERLUSCONI NO ESTÁ SOLO

Correo electrónico Imprimir PDF
elecciones

Desde Tenerife, Patricio Reyes Caldarone, vicepresidente de la Casa Argentina en Tenerife, entidad miembro de la Coordinadora de Entidades Argentinas en el Estado Español (CEAEE), nos hace llegar la nota que transcribimos y cuyos términos compartimos plenamente.

Como hemos reiterado en nuestro portal web, el gobierno español ha entrado en una progresiva radicalización de su política contra los ciudadanos -personas- latinoamericanas, africanas o asiáticas, legales o no, que residen en territorio español. Su coartada es que lo manda la directiva europea de la Vergüenza (con voto favorable del PSOE y el PP) y los acuerdos policiales de Schengen, plasmados en la Ley de Extranjería.

 

Al gobierno del Sr. Rodríguez Zapatero, supuesto representante del socialismo, le ha faltado además de coherencia ideológica, la convicción y el coraje suficientes como para discutir e imponer las excepciones que además de salvarle la cara hubieran podido atenuar la brutalidad policial y humanizar el trato de personas que no están en España precisamente por su amor a Cervantes. Están aquí por las mismas razones que movieron a millones de españoles a emigrar a Latinoamérica, América del Norte y a países europeos. Tal como ahora, en sentido inverso, el hambre, la explotación, la incultura, la falta de libertad y la persecución política fueron las razones que llenaron los barcos y los trenes de emigrantes españoles. El gobierno español comete el grave error de ser inconsecuente y olvidar estas circunstancias. La inmoralidad que tiñe su acción de gobierno ya es y será juzgada por los pueblos de los países receptores de la emigración española. Por otra parte, pretender que en estas cuestiones los dos partidos mayoritarios -PSOE y PP- tienen diferencias, es una ficción digna de Borges. Ambos predican la defensa de los derechos humanos y ambos practican acciones concretas que demonizan y criminalizan al extranjero. El resultado es el crecimiento de la xenofobia, progresivamente extendida a la sociedad española. Por eso creemos que Berlusconi no está solo y que las pocas diferencias los ha convertido en grotescos y peligrosos personajes intercambiables.

Jacinto W.

De la redacción de www.ceaee.com

 

Redadas y Hoya Fría. La xenofobia como política de Estado

Patricio Reyes Caldarone*

Dos hechos acaecidos en Tenerife durante el pasado mes de junio de 2009 provocaron una amplia conmoción y desasosiego en la comunidad argentina e inmigrante en general.

I

El primero se refiere a la redada policial realizada en el comedor social de "La Milagrosa" de las Hermanas de la Caridad en la calle La Noria de Santa Cruz de Tenerife. Testigos presenciales relataron que los policías, al mejor estilo de la Gestapo nazi, bloquearon la entrada y salida del comedor, entraron al lugar y se llevaron en los furgones policiales a 17 inmigrantes, "entre ellos, un africano que lleva por lo menos 20 años en Tenerife", tal y como manifestó un testigo que conoce bien a las personas que van a comer allí a la periodista Dory Merino, de un medio local.

Un familiar de los detenidos ("retenidos" es el eufemismo empleado por la Administración en estos casos) solicitó cita telefónica para entrevistarse con éste y la primera hora disponible que le ofrecían era para 10 días después de la alevosa detención.

Algunos de los detenidos viven en Tenerife desde hace más de tres años y no podrían ser expulsados al poder acreditar la circunstancia de arraigo. Sin embargo todos ellos fueron trasladados al campo de concentración de Hoya Fría, cuyo nombre para la Administración (otro eufemismo) es "Centro de Internamiento de Extranjeros de Hoya Fría", distante a cinco minutos del centro de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife.

La negación de que se produzcan redadas es la contestación habitual por parte del Ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, a pesar de las evidencias documentales en contra que se constataron en las comisarías de Madrid. El Ministro del Interior, ante semejante conculcación de derechos humanos y el ocultamiento y negación de las evidencias, lógicamente, aún sigue en su cargo al igual que las autoridades policiales encargadas de ejecutar normas a todas vistas ilegales.

II

El otro hecho importante, relacionado de manera directa con el primero, se refiere a la negativa, por parte del Ministerio de Defensa, de cerrar el Campo de Concentración de Hoya Fría (CIE de Hoya Fría en la jerga de la Administración). El mantenimiento de dicho campo de concentración no sólo supone una ignominia moral y un atentado a los derechos humanos más elementales en una sociedad democrática y plural sino un claro desconocimiento y enfrentamiento a la sentencia del Tribunal Supremo de España que es la máxima autoridad judicial del país, y que dictaminó su cierre y la devolución de los terrenos a sus legítimos propietarios.

El fallo del Supremo se basa en que el Ministerio incumplió la condición de que la finca se donaba para su exclusivo uso militar. Lejos de respetar esa cláusula, Defensa vendió en 1997 una parte de los terrenos por subasta a una cooperativa de viviendas -a la que pertenecían también militares-, que construyó más de cien adosados junto a la autopista del Sur. La sentencia del Tribunal Supremo fue dictada por la Sala de Lo Civil del TS en 2000 y el pasado 6 de abril de 2009 se daba a conocer un auto dictado por el Juzgado de Primera Instancia de Santa Cruz de Tenerife, mediante el cual se insta mediante notificación del 14 de abril al Ministerio de Defensa a ejecutar el fallo, es decir, que haga entrega del bien inmueble.

Resulta grotesco que el Ejército se plantee ahora la declaración de estos terrenos como de interés público cuando no ha puesto objeciones a que en el Plan General de Ordenación (PGOU), pendiente de aprobarse de forma definitiva dentro de unos meses, esté prevista la recalificación de Hoya Fría de rústico a urbanizable. Además, más llamativo aún es que Defensa expropie los terrenos al mismo tiempo que se niega a reconocer a la familia Rodríguez López como su legítima propietaria de los terrenos, cuando sí lo hace el máximo Tribunal.

A la ignominia moral a los derechos humanos que significa Hoya Fría, se sumaría la trama urbanística militar, que sería promovida ilegalmente desde el Ministerio de Defensa. Las redadas policiales al mejor estilo de la Gestapo no sólo intentan amedrentar a la población inmigrante sino que se constituyen en la manera más fácil y económica para poder justificar de manera aviesa que todavía habría inmigrantes en el Campo de Concentración. Pero aún con las últimas redadas dicho Campo tiene tan sólo 87 ciudadanos extracomunitarios encerrados Y todo ello con el fin de continuar con el festín que supondría seguir con las contratas con los proveedores de un Campo de Concentración semivacío y la (todavía no investigada) construcción de adosados por parte de una cooperativa de viviendas que, oh casualidad!, está constituida en buena parte por militares que apreciarían tener las casas frente al mar en terrenos cuyos legítimos propietarios serían otros.

III

Las redadas policiales, el incumplimiento de sentencias de la máxima instancia judicial del país (el Tribunal Supremo) para ejecutar el cierre del Campo de Concentración de Hoya Fría, la puesta en marcha de la nueva Ley de Asilo (rechazada por "retrógrada" por todas las instituciones vinculadas a los derechos humanos, ONG's de desarrollo y organismos internacionales que se ocupan del tema), el envío de un proyecto de Ley de Extranjería que supone el incremento -si aún cabe- de la xenofobia institucional, la votación a favor de la Directiva Europea de la Vergüenza en junio del año pasado por parte del 95% de los eurodiputados del partido del Gobierno, que habilita a encarcelar ("retener" es el eufemismo) hasta por un año y medio a ciudadanos extracomunitarios por simples faltas administrativas, constituye un panorama desolador, un Chernóbil ético en relación a una política de derechos humanos que habrá que reconstruir a partir de los escombros que queden de unos gobiernos que ha hecho de la xenofobia una política de Estado.

. * Patricio Reyes Caldarone es Vicepresidente de Casa Argentina en Tenerife. Licenciado en Ciencias Políticas y de la Administración y Licenciado en Historia del Arte (Universidad de Buenos Aires). Posgrado en Control y Gestión de Políticas Públicas (FLACSO). Miembro de AECPA (Asociación Española de Ciencia Política y de la Administración).