Coordinadora de Entidades Argentinas del Estado Español

Caracter
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Error
  • Error cargando datos de una subscripción
Home Opinión Articulos El secreto de lo que los buitres embolsan

El secreto de lo que los buitres embolsan

Correo electrónico Imprimir PDF

Por Alberto Daneri // Miercoles 18 de junio de 2014

Nació en Buenos Aires. Su bisabuelo combatió en Sicilia con Garibaldi (quien forjó la unión de Italia)

y su padre en una Guerra Mundial. Como escritor, publicó libros de poesía, teatro, cuentos y ensayos. Fue periodista en diarios y revistas y durante 2010-12 columnista en Tiempo Argentino. Dio conferencias sobre literatura italiana (1998-2004) en la Asociación Dante Alighieri. Y sobre otros temas en España e Italia. Tiene obras traducidas a varios idiomas. Obtuvo el Primer Premio Municipal de Buenos Aires; Faja de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores; Premio Fondo Nacional de las Artes; Mención de Honor del Premio Tirso de Molina (España, 1994) y Medalla al Mérito Literario de la Unione e Benevolenza de Buenos Aires. En 2013 publicó Presencias interiores (Editorial Catálogos), ensayos sobre escritores italianos y la historia de ese país durante los últimos dos siglos.

(A la calificadora Moody´s la representa aquí Gabriel Torres. El lunes obvió lo resaltado por la Presidenta sobre el fallo de la Corte Suprema de EE.UU: la voluntad de pagar las deudas y negociar cuando es factible. Según Torres, no depositar en Nueva York: “Sería default. La obligación es enviar el dinero. Si algo lo impide, no es problema del acreedor. No medimos si es justo, o injusto; o si existe un tema de daño moral”. Para Torres hay que pagar con la plata destinada a los bonistas. Ni dijo que el default impediría una reestructuración internacional futura, poniendo en peligro el sistema económico del mundo.)

 

Volviendo a lo narrado, era tarde. Para disimular, S&P le bajó la calificación a EE.UU dada su deuda, superior al 108% del PIB. Los Ocupa Wall Street tenían derecho a quejarse. Pero la policía los golpeó. Claro, era gente sin empleo, no buitres.

 

En 2002 a diez bancos de inversión de EE.UU. los ayudó el Estado con 1.400 millones y prometieron cambiar su forma de operar. Pero no cumplieron. Algunos lavaron dinero, hicieron fraudes, alteraron sus libros y pagaron mil millones en multas. Lograron más desregulación pues los financistas, entre 1998 y 2008, gastaron 5000 millones en lobistas y contribuciones políticas. Como las empresas que aquí, antes de la elección, juegan a ganador poniendo dinero en dos partidos opuestos.

 

Según “Inside Job”, la banca tapó los fraudes de la quebrada Enron y pagó 385 millones de multa. Jugaban a la ruleta rusa con el dinero ajeno. Paul Vocker, ex director de la Reserva Federal, dijo que los sueldos de Wall Street son muy altos. Y un consultor: “Es increíble la cocaína que todos consumen”.

 

Por décadas, los 860 millones seres del mundo desarrollado tuvieron sus empleos protegidos de la mano de obra barata. Cayó el Muro de Berlín en 1989, se abrió al universo Asia y surgieron 2.500 millones de personas y cientos de miles de obreros de USA fueron echados. Y en hubo crisis tras crisis.

 

En 1979 trabajaban 1.700 horas al año; en 2006 treparon a 1.870. La venta de casas usadas cayó de nuevo en 2011 y 2012, los precios son los más bajos en diez años y del total de ventas, el 39 %  de 2011 fue por remates. ¡A la calle!

 

Estudiar en una universidad pública de California en 1970 costaba 650 dólares anuales; en 2010 aumentó a 10.000 dólares. No está al alcance de todos. El presidente Bush bajó impuestos a las inversiones y dividendos y quitó el impuesto a la herencia, como Martínez de Hoz en 1976. Por desigualdad, el 1 % más rico tiene en USA el 26 % del ingreso desde 2011.

 

Y el Partido Popular de España creó su propia burbuja entre 1996 a 2007. Luego estalló, con su paro actual del 26 %. Las agencias de calificación aterrorizan al causar los golpes de estado económicos. El 27 de enero de 2012, Fitch rebajó la deuda soberana de cinco países de la UE (Unión Europea). A la cuarta economía de las diecisiete (España), le puso sólo “A”, y a Italia peor: “A-“. (A menos). Un menos que les aterra.

 

Lo mismo hizo previamente Standard & Poor´s con España. Además, le quitó la triple AAA a Francia y bajó la calificación de otros ocho países de la UE. ¿Qué hubieran dicho de este gobierno los medios hegemónicos si hubiese ocurrido aquí?

 

Hoy lo dicen por un fallo suicida. Cristina ha reaccionado de un modo. Rajoy en España, de otro. Obsecuente, aprobó una Ley con la conjetura del FMI: déficit cero para 2020. Prometió seis años más de hambre. Y van seis que crece el paro y uno de cada tres niños corre peligro de indigencia. Es un patriota.

 

La perlita: este dueño del fondo buitre (NML Capital) es Paul Singer, que financia al Partido Republicano mediante Elliott Management, enorme compañía salvada de la crisis de estas hipotecas subprime. Con Elliott M. adquirió una autopartista, Delphi, ex subsidiaria de General Motors. Durante la burbuja especulativa narrada, por ser el mayor accionista compró las acciones a sólo 67 centavos. Cuando subieron a 22 dólares, su ganancia fue el 3.000 %. ¿Cómo logró esta rentabilidad? Con la presión del cierre –técnica usual- de todas las plantas de Delphi y la destrucción de 25 mil empleos. Obama ordenó un salvataje, con condonación de deudas y dando beneficios estatales a Delphi por 12.900 millones de dólares. Pero hoy, de esas 29 plantas funcionan cuatro y los puestos de trabajo se perdieron. Ahora Delphi (es decir, Paul Singer) entró en la Argentina. Compró la empresa sanjuanina TAC. Ya está aquí.

 

De ese modo, cobijados judicialmente, destruyen la economía mundial y cierran las fábricas dejando a millones sin empleo, señaló Andrew Sheng, jefe de la Comisión Reguladora China. Así crearon “enormes ganancias privadas y enormes pérdidas públicas”. No se investiga, dijo, pues hallarían a los culpables.

 

Dadas las relaciones de fuerza relatadas, se entenderá que en USA la labor de un presidente consiste en fingir mandar en tanto obedece a las corporaciones y al Pentágono. Cuando se rieron de Reagan porque antes había sido actor, dijo: “No veo cómo alguien que NO es actor pueda realizar esta tarea”

 

Aquí los medios hegemónicos protegen a quienes firman las cláusulas antisoberanas. Decía Alexander Pushkin hace dos siglos: “No me preocupa que la prensa sea libre para engañar a los ingenuos”. Pero el país resistirá sin perder la dignidad ni renunciar a sus políticas a favor del crecimiento y la inclusión.